miércoles, 30 de noviembre de 2016

48 Advertencias Bíblicas Contra la Apostasía

Advertencias contra la Apostasía en la Biblia


HOY EN DÍA, mucha gente cree que está mal exponer los errores doctrinales de las personas y mencionar el nombre de personas que están en el error. En un mundo liberal, "no juzgues, para que no seas juzgado" se ha convertido en un lema transgiversado que muchos pecadores. No obstante, este versículo es uno de los más malinterpretados y mal-usados por las personas que no quieren admitir ni reconocer su pecado. 

Cuando Satanás tentó a Jesús, quedó claro que el diablo puede citar la Biblia fuera de su contexto, con tal de tentar a Dios y hacernos pecar (Mateo 4:4). Asímismo, muchos hijos del diablo citan versículos en una situación distinta del contexto, para justificarse a sí mismos y dar pretexto para seguir pecado. Quienes tuercen este versículo, lo citan cómo si dijeran, "¡no me juzguen: déjénme vivir como yo quiero!". Sin embargo, aunque muchos no lo quieran admitir, la realidad es que Dios juzgará a los pecadores y por ello nos manda a apartarnos del pecado

Jesús, al hablar del juicio sobre los demás, estaba diciéndole a los hipócritas que ellos no tienen derecho a juzgar, pues ni siquiera se juzgan a sí mismos. Cuando se lee el contexto completo (en Mateo 7:1-5 y Lucas 6:37-42), se concluye claramente que Jesús se refería a los hipócritas: los hipócritas no deben andar juzgando a otros, porque en lo que a otros juzgan, a sí mismo se condenan, pues practican las mismas cosas (Romanos 2:1-2). La hipocresía es decir que somos algo, cuando no lo somos en realidad; es decir que es bueno hacer algo, pero no hacerlo; o decir que está mal hacer algo, pero seguir haciéndolo uno mismo. Es ser incongruente y predicar algo que no se practica, como los escribas y fariseos (Mateo 23:3)

Un pecador no se hace más santo por señalar el pecado de los demás. Porque Jesús dijo que cualquiera que peca es esclavo del pecado (Juan 8:34), y la Biblia dice que todo el que practica el pecado, no es nacido de nuevo, ni ha visto, ni ha conocido a Dios (1 Juan 3:9). Por ello, el hombre más sabio de la historia escribió: "No seas sabio a tus propios ojos, teme al SEÑOR y apártate del mal" (Proverbios 3:7).
I.  "El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. 10 En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios" (1 Juan 3:8-11).
Lo irónico de los hipócritas es que en estos tiempos liberales, cuando alguien se atreve a hablar en contra del pecado, mucho se apresuran a gritar: "¡No juzgues!". A los pecadores liberales les encanta usar este versículo, torciéndolo, para decir: "no hables en contra del pecado". A los pecadores les encanta condenar a los que señalan el pecado, y tacharlos de "intolerantes", "inflexibles", "cuadrados", "conservadores", "molestos", "de mente cerrada" o demás. Pero desde tiempos antiguos es común que el pueblo rebelde rechace y condene a los Jeremías, Isaías, Juanes bautistas y cualquier siervo que se levante en contra de la injusticia y levante la voz en contra del pecado que ofende a Dios. Los pecadores liberales condenan a quienes les muestran su pecado, pero desconocen que Dios nos manda a señalar el pecado en la iglesia y hablar en contra del pecado del mundo (como se muestra en este artículo). 

Aunque ciertamente hay mucha gente prejuiciosa que es pronta para señalar los errores de los demás, sin considerar los propios errores, no siempre es el caso. Una vez que nos hemos arrepentido, Jesús no nos prohíbe sacar la paja de los demás: ¡por el contrario! ¡Dios nos llama a denunciar el pecado! Jesús dijo que después de haber sacado la viga de nuestros propios ojos, entonces podremos ver bien para sacar la paja del ojo de nuestros hermanos (Mateo 7:5)

El reto del cristiano es sacar la paja o la viga de la forma en que manda la palabra de Dios. El reto es destapar la verdad de las tinieblas, sin perder el primer amor de Dios (Ap. 2:2-7). El reto es denunciar la maldad, no dando falso testimonio contra nadie, sino siempre hablando toda verdad. Sin embargo, es un hecho que la Biblia nos dice que hay que hacerlo. 

Jesús mismo, de forma pública, denunció la hipocresía, la injusticia y la maldad de dos grandes grupos religiosos (los escribas liberales y los fariseos conservadores). Jesús nos llamó a NO seguirlos a ellos ni a los que son como ellos; Él expuso abiertamente el error de estos líderes religiosos y la Biblia nos llama a seguir su ejemplo (pues aquél que dice andar en Él, debe andar como Él anduvo). 

Aunque a nosotros no nos toca hacer el Juicio de Dios, podemos repetir los ayes de Jesús y debemos sacar a la luz lo que debe ser sabido, pues la Biblia enseña que a nosotros nos corresponde advertir del Juicio de Dios. Dios ha establecido un día en el que Él va a juzgar al mundo (Hebreos 9:27) y todos los secretos de los hombres (Rom. 2:16, Ecl. 12:14). 

Dios dejó claro a Ezequiel que a nosotros les debemos advertir a los pecadores impenites cuando están en peligro de condenación. Dios dejó claro que a nosotros también nos corresponde decirles que deben arrepentirse de su pecado y creer de corazón (obedeciendo) lo que manda el Señor, la Palabra Viviente de Dios, o de lo contrario serán condenados en el día de Juicio (2 Tesalonicenses 1:8-9; Romanos 2:8)Pues "agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación" (1 Corintios 1:21). 

Si realmente amamos a los demás, no podemos ignorar las advertencias y hacer caso omiso de la Verdad; si amamos a los demás, les debemos mostrar el error que está en contra de la verdad.  Jesús nos llama a obedecer lo que Él mandó y enseñar a otros a obedecer lo que Él mandó, porque aquél que realmente cree en Él, hace lo que Él dice. Si amamos a los demás, les debemos advertir cuando estén en peligro de condenación. Jesús nos mandó a guardarnos de la levadura de los falsos religiosos, y la Biblia nos dice que es necesario señalár a aquellos que se desvían y exponer las obras de los obreros falsos, para que otros no sigan sus desvíos. En esta entrada, se enlistan más de 30 advertencias bíblicas contra la apostasía, que explican porqué debemos cuidarnos de la apostasía y porqué los cristianos no podemos tener comunión con los apóstatas:

Advertencias contra la apostasía

Los apóstatas son aquellos que se dicen creyentes, pero en realidad se han desviado de la verdad y han adoptado enseñanzas falsas o contrarias al Evangelio. Como lo explica el evangelista Ray Comfortla Biblia habla acerca de falsos hermanos, falsos profetas, falsos maestros y falsas conversiones.

Desde tiempos antiguos, en la ley de Moisés, Dios advirtió al pueblo de Israel: 
II. "Si se levanta en medio de ti un profeta o soñador de sueños, y te anuncia una señal o un prodigio, 2 y la señal o el prodigio se cumple, acerca del cual él te había hablado, diciendo: ''Vamos en pos de otros dioses (a los cuales no has conocido) y sirvámosles, 3 no darás oído a las palabras de ese profeta o de ese soñador de sueños; porque el SEÑOR tu Dios te está probando para ver si amas al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma. 4 En pos del SEÑOR vuestro Dios andaréis y a El temeréis; guardaréis sus mandamientos, escucharéis su voz, le serviréis y a El os uniréis. Pero a ese profeta o a ese soñador de sueños se le dará muerte, por cuanto ha aconsejado rebelión contra el SEÑOR tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto y te redimió de casa de servidumbre, para apartarte del camino en el cual el SEÑOR tu Dios te mandó andar" (Deuteronomio 13:1-5). 
Bajo el Nuevo Pacto, Jesús dijo que no se debe juzgar según las apariencias, sino que se debe juzgar con juicio justo (Juan 7:24). El juicio aparente es el de los hombres: cuando los hombres se apresuran a condenar a otros sin siquiera tener pruebas y sin haber considerado la Verdad que hay detrás. Pero el juicio justo es aquél que se pronuncia diciendo la verdad, con una base fundamentada en la Roca; en la palabra de Dios; en las enseñanzas de Jesús. La Biblia nos dice que Dios ha puesto siervos para prevenirnos de doctrinas falsas:
III.  "Y Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo" (Efesios 4:11-15)"
De esta forma, la Biblia nos dice: "Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo" (1 Juan 4:1). El Nuevo Testamento también enseña que debemos reprender las obras de las tinieblas, evidenciadas ante la luz: 
IV.  "Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. 2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. 3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; 4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. 5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. 7 No seáis, pues, partícipes con ellos. 8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz 9 (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), 10 comprobando lo que es agradable al Señor. 11 Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas [exponedlas]; 12 porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto. 13 Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo. 14 Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo. 15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos" (Efesios 5:1-16)
V.   "1 ¿Se atreve alguno de vosotros, cuando tiene algo contra su prójimo, a ir a juicio ante los incrédulos y no ante los santos? 2 ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo es juzgado por vosotros, ¿no sois competentes para juzgar los casos más triviales? 3 ¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¡Cuánto más asuntos de esta vida! 4 Entonces, si tenéis tribunales que juzgan los casos de esta vida, ¿por qué ponéis por jueces a los que nada son en la iglesia? 5 Para vergüenza vuestra lo digo. ¿Acaso no hay entre vosotros algún hombre sabio que pueda juzgar entre sus hermanos, 6 sino que hermano contra hermano litiga, y esto ante incrédulos?  7 Así que, en efecto, es ya un fallo entre vosotros el hecho de que tengáis litigios entre vosotros. ¿Por qué no sufrís mejor la injusticia? ¿Por qué no ser mejor defraudados? 8 Por el contrario, vosotros mismos cometéis injusticias y defraudáis, y esto a los hermanos. 9 ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios" (1 Corintios 6:1-10).   
VI.   "...las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, 20 idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos, 21 envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios... pues los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos" (Gálatas 5:19-21; 24). 
VII.   "Como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, los entregó Dios a una mente reprobada para hacer lo que no es debido. 29 Se han llenado de toda injusticia, maldad, avaricia y perversidad. Están repletos de envidia, homicidios, contiendas, engaños, mala intención. 30 Son contenciosos, calumniadores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de males, desobedientes a sus padres, 31 insensatos, desleales, crueles y sin misericordia. 32 A pesar de que ellos reconocen el justo juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no solo las hacen sino que también se complacen en los que las practican" (Romanos 1:28-32).  
VIII.   "...el tiempo ya pasado os es suficiente para haber hecho lo que agrada a los gentiles, habiendo andado en sensualidad, lujurias, borracheras, orgías, embriagueces y abominables idolatrías. 4 Y en todo esto, se sorprenden de que no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; 5 pero ellos darán cuenta a aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos" (1 Pedro 4:2-5).  
IX.   "19. Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos. 20 A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman. 21 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad. 22 No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro. 23 Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades. 24 Los pecados de algunos hombres se hacen patentes antes que ellos vengan a juicio, mas a otros se les descubren después. 25 Asimismo se hacen manifiestas las buenas obras; y las que son de otra manera, no pueden permanecer ocultas." (1 Timoteo 5:20-25).
La Biblia nos dice que es necesario estar firmes en sus enseñanzas de Jesús, pues Él nos advirtió de falsos profetas, diciéndo:

X.    "Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. 14 Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. 15 Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? 17 Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. 18 Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis. 21 No todo el que me dice: ''Señor, Señor'', entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: ''Señor, Señor'', ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: ''Jamás os conocí; APARTAOS DE MI, LOS QUE PRACTICAIS LA INIQUIDAD''" (Mateo 7:13-23)
A pesar de Jesús quería la unión de los verdaderos creyentes, Jesús también enseñó que es necesario separarse del pecado a como de lugar, y de distanciarse de quienes perseveran el pecado. Jesús nos mandó a reprender a los hermanos que caen en pecado, a solas, y después, con varios testigos. Jesús dijo que si éstos se rehúsan a aceptar la verdad y no quieren dejar el pecado atrás, es necesario entender dejar de considerarlos hermanos espirituales:
XI.   "¡Ay del mundo por sus piedras de tropiezo! Porque es inevitable que vengan piedras de tropiezo; pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! 8 Y si tu mano o tu pie te es ocasión de pecar, córtatelo y échalo de ti; te es mejor entrar en la vida manco o cojo, que teniendo dos manos y dos pies, ser echado en el fuego eterno. 9 Y si tu ojo te es ocasión de pecar, arráncatelo y échalo de ti. Te es mejor entrar en la vida con un solo ojo, que teniendo dos ojos, ser echado en el infierno de fuego" (Mateo 18:7-9).
XII.   "Y si tu hermano peca, ve y repréndelo a solas; si te escucha, has ganado a tu hermano. 16 Pero si no te escucha, lleva contigo a uno o a dos más, para que 'toda palabra sea confirmada por boca de dos o tres testigos'; 17 Y si rehúsa escucharlos, dilo a la iglesia; y si también rehúsa escuchar a la iglesia, sea para ti como el gentil y el publicano. 18 En verdad os digo: todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo" (Mateo 18:15-18).   
XIII.  "...Cuando una multitud de miles y miles se había reunido, tanto que se atropellaban unos a otros, Jesús comenzó a decir primeramente a sus discípulos: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. 2 Y nada hay encubierto que no haya de ser revelado, ni oculto que no haya de saberse. 3 Por lo cual, todo lo que habéis dicho en la oscuridad se oirá a la luz, y lo que habéis susurrado en las habitaciones interiores, será proclamado desde las azoteas. 4 Y yo os digo, amigos míos: no temáis a los que matan el cuerpo, y después de esto no tienen nada más que puedan hacer. 5 Pero yo os mostraré a quién debéis temer: temed al que, después de matar, tiene poder para arrojar al infierno; sí, os digo: a éste, ¡temed!" (Lucas 12:1-5)  
XIV.  "49 Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera encendido! 50 Pero de un bautismo tengo que ser bautizado, y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla! 51 ¿Pensáis que vine a dar paz en la tierra? No, os digo, sino más bien división. 52 Porque desde ahora en adelante, cinco en una casa estarán divididos; tres contra dos y dos contra tres..." (Lucas 12:49-52)   
XV.   "si alguno os dice: ''Mirad, aquí está el Cristo, o ''Allí está, no le creáis. 24 Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos. 25 Ved que os lo he dicho de antemano. 26 Por tanto, si os dicen: ``Mirad, El está en el desierto, no vayáis; o ''Mirad, El está en las habitaciones interiores, no les creáis" (Mateo 24:23-26).     
La Biblia enseña que aquellos que se desvíen y aquellos que no hayan creído en la verdad, creerán en un mensaje apóstata y serán condenados por Dios (2 Tesalonicenses 1:7-8). 


Cuando en la Iglesia de Pablo y Tito se infiltraron "falsos hermanos introducidos secretamente... para espiar la libertad que tenemos en Cristo Jesús, a fin de someternos a esclavitud" (Gálatas 2:4), Pablo y Tito no cedieron ni por un momento para no someterse a ellos, a fin de que la verdad del Evangelio permaneciera con ellos. Pablo dice que los tales son FALSOS HERMANOS. Él mismo escribió: "He estado en peligro por causa de falsos hermanos" (2 Corintios 11:26); y también escribió: 
XVI.   "6 Me maravillo de que tan pronto ustedes hayan abandonado (desertado) a Aquél que los llamó por la gracia de Cristo (el Mesías), para seguir un evangelio diferente, 7 que en realidad no es otro evangelio, sino que hay algunos que los perturban a ustedes y quieren pervertir el evangelio de Cristo. 8 Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, les anunciara otro evangelio contrario al que les hemos anunciado, sea anatema (maldito). 9 Como hemos dicho antes, también repito ahora: Si alguien les anuncia un evangelio contrario al que recibieron, sea anatema. 10 Porque ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo por agradar a los hombres? Si yo todavía estuviera tratando de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo." (Gálatas 1:6-10, NBLH). 
Aunque el mismo Apóstol Pablo buscaba la unión de los verdaderos cristianos, y les exhortaba a tener un mismo sentir, y una misma mentalidad, Él también reconoció que "es necesario que entre vosotros haya bandos, a fin de que se manifiesten entre vosotros los que son aprobados" (1 Corintios 11:19). En muchas de sus cartas que envió a las primeras iglesias cristianas, dejó claro que Satanás presentará un mensaje falso como si fuera un mensaje que proviniera de Dios; y llamó a distanciarnos de todos aquellos que no perseveran en la doctrina de Cristo que siguieron los Apóstoles de la Biblia:
XVII.  "1 Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con Él, os rogamos, hermanos, 2 que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar, ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado. 3 Que nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición, 4 el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios. 5 ¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto? 6 Y vosotros sabéis lo que lo detiene por ahora, para ser revelado a su debido tiempo. 7 Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción, sólo que aquel que por ahora lo detiene, lo hará hasta que él mismo sea quitado de en medio. 8 Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; 9 inicuo cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, 12 a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad. 13 Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad. 14 Y fue para esto que El os llamó mediante nuestro evangelio, para que alcancéis la gloria de nuestro Señor Jesucristo. 15 Así que, hermanos, estad firmes y conservad las doctrinas que os fueron enseñadas, ya de palabra, ya por carta nuestra" (2 Tesalonicenses 2:1-15).
XVIII.   "Finalmente, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor se extienda rápidamente y sea glorificada, así como sucedió también con vosotros; 2 y para que seamos librados de hombres perversos y malos, porque no todos tienen fe. 3 Pero fiel es el Señor quien os fortalecerá y protegerá del maligno. 4 Y tenemos confianza en el Señor respecto de vosotros, de que hacéis y haréis lo que ordenamos. 5 Que el Señor dirija vuestros corazones hacia el amor de Dios y hacia la perseverancia de Cristo. Exhortación a una vida útil. 6 Ahora bien, hermanos, os mandamos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la doctrina que recibisteis de nosotros. 7 Pues vosotros mismos sabéis cómo debéis seguir nuestro ejemplo, porque no obramos de manera indisciplinada entre vosotros, 8 ni comimos de balde el pan de nadie, sino que con trabajo y fatiga trabajamos día y noche a fin de no ser carga a ninguno de vosotros; 9 no porque no tengamos derecho a ello , sino para ofrecernos como modelo a vosotros a fin de que sigáis nuestro ejemplo. 10 Porque aun cuando estábamos con vosotros os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma. 11 Porque oímos que algunos entre vosotros andan desordenadamente, sin trabajar, pero andan metiéndose en todo. 12 A tales personas les ordenamos y exhortamos en el Señor Jesucristo, que trabajando tranquilamente, coman su propio pan. 13 Pero vosotros, hermanos, no os canséis de hacer el bien. 14 Y si alguno no obedece nuestra enseñanza en esta carta, señalad al tal y no os asociéis con él, para que se avergüence. 15 Sin embargo, no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a un hermano" (2 Tesalonicenses 3:2-15).
La Biblia nos exorta a apartarnos de aquellos que voluntariamente mutilan la verdad y siguen el dinero y la falsedad: 
XIX.   "Y os ruego, hermanos, que vigiléis a los que causan disensiones y tropiezos contra las enseñanzas que vosotros aprendisteis, y que os apartéis de ellos. 18 Porque los tales son esclavos, no de Cristo nuestro Señor, sino de sus propios vientres [apetitos], y por medio de palabras suaves y lisonjeras engañan los corazones de los ingenuos" (Romanos 16:17-18).
XX.   ". . . celoso estoy de vosotros con celo de Dios; pues os desposé a un esposo para presentaros como virgen pura a Cristo. 3 Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestras mentes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo. 4 Porque si alguien viene y predica a otro Jesús, a quien no hemos predicado, o recibís un espíritu diferente, que no habéis recibido, o aceptáis un evangelio distinto, que no habéis aceptado, ¡bien lo toleráis!... 12 Pero lo que hago continuaré haciéndolo, a fin de privar de oportunidad a aquellos que desean una oportunidad de ser considerados iguales a nosotros en aquello en que se glorían. 13 Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14 Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz. 15 Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras." (2 Corintios 11:2-4).  
XXI.   "3 Si alguno enseña una doctrina diferente y no se conforma a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, 4 está envanecido y nada entiende, sino que tiene un interés morboso en discusiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, 5 y constantes rencillas entre hombres de mente depravada, que están privados de la verdad, que suponen que la piedad es un medio de ganancia. 6 Pero la piedad, en efecto, es un medio de gran ganancia cuando va acompañada de contentamiento. 7 Porque nada hemos traído al mundo, así que nada podemos sacar de él. 8 Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos. 9 Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. 10 Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores. 11 Pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia y la amabilidad. 12 Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y de la que hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. . .  Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, y evita las palabrerías vacías y profanas, y las objeciones de lo que falsamente es llamado conocimiento, 21 la cual profesándola algunos, se han desviado de la fe. La gracia sea con vosotros" (1 Timoteo 6:3-12; 21)
En la 2a carta de Pedro, también se nos enseña que los falsos maestros y falsos hermanos introducirán herejías destructoras, haciendo que muchos se aparten de la verdad:
XXII.     ". . .ante todo sabed esto: que ninguna profecía de la Escritura es asunto de interpretación personal, 21 pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios. 1 Pero se levantaron falsos profetas entre el pueblo, así como habrá también falsos maestros entre vosotros, los cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor que los compró, trayendo sobre sí una destrucción repentina. 2 Muchos seguirán su sensualidad, y por causa de ellos, el camino de la verdad será blasfemado; y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas, sobre los cuales la condenación ya de largo tiempo no se tarda, y su perdición no se duerme. 4 Porque si Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a fosos de tinieblas, reservados para juicio; 5 si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, un predicador de justicia, con otros siete, cuando trajo el diluvio sobre el mundo de los impíos; 6 si condenó a la destrucción las ciudades de Sodoma y Gomorra, reduciéndolas a cenizas, poniéndolas de ejemplo para los que habrían de vivir impíamente después; 7 si rescató al justo Lot, abrumado por la conducta sensual de hombres libertinos 8 (porque ese justo, por lo que veía y oía mientras vivía entre ellos, diariamente sentía su alma justa atormentada por sus hechos inicuos), 9 el Señor, entonces, sabe rescatar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos bajo castigo para el día del juicio, 10 especialmente a los que andan tras la carne en sus deseos corrompidos y desprecian la autoridad. Atrevidos y obstinados, no tiemblan cuando blasfeman de las majestades angélicas, 11 cuando los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio injurioso contra ellos delante del Señor. 12 Pero éstos, como animales irracionales, nacidos como criaturas de instinto para ser capturados y destruidos, blasfemando de lo que ignoran, serán también destruidos con la destrucción de esas criaturas, 13 sufriendo el mal como pago de su iniquidad. Cuentan por deleite andar en placeres disolutos durante el día; son manchas e inmundicias, deleitándose en sus engaños mientras banquetean con vosotros. 14 Tienen los ojos llenos de adulterio y nunca cesan de pecar; seducen a las almas inestables; tienen un corazón ejercitado en la avaricia; son hijos de maldición. 15 Abandonando el camino recto, se han extraviado, siguiendo el camino de Balaam, el hijo de Beor, quien amó el pago de la iniquidad, 16 pero fue reprendido por su transgresión, pues una muda bestia de carga, hablando con voz humana, reprimió la locura del profeta. 17 Estos son manantiales sin agua, bruma impulsada por una tormenta, para quienes está reservada la oscuridad de las tinieblas. 18 Pues hablando con arrogancia y vanidad, seducen mediante deseos carnales, por sensualidad, a los que hace poco escaparon de los que viven en el error. 19 Les prometen libertad, mientras que ellos mismos son esclavos de la corrupción, pues uno es esclavo de aquello que le ha vencido. 20 Porque si después de haber escapado de las contaminaciones del mundo por el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, de nuevo son enredados en ellas y vencidos, su condición postrera viene a ser peor que la primera. 21 Pues hubiera sido mejor para ellos no haber conocido el camino de la justicia, que habiéndolo conocido, apartarse del santo mandamiento que les fue dado. 22 Les ha sucedido a ellos según el proverbio verdadero: EL PERRO VUELVE A SU PROPIO VOMITO, y: La puerca lavada, vuelve a revolcarse en el cieno" (2 Pedro 1:20; 2 Pedro 2:1-22).
La Biblia también nos instruye a que debemos separarnos, evitar y no tener ninguna relación con tales falsas personas:
XXIII.   "1 Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, 2 mediante la hipocresía de mentirosos que tienen cauterizada la conciencia; (1 Timoteo 4:1-2) 
XXIV.   "1 Pero debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. 2 Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros, jactanciosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, irreverentes, 3 sin amor, implacables, calumniadores, desenfrenados, salvajes, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, envanecidos, amadores de los placeres en vez de amadores de Dios; 5 teniendo apariencia de piedad, pero habiendo negado su poder; a los tales evita. 6 Porque entre ellos están los que se meten en las casas y llevan cautivas a mujercillas cargadas de pecados, llevadas por diversas pasiones, 7 siempre aprendiendo, pero que nunca pueden llegar al pleno conocimiento de la verdad. 8 Y así como Janes y Jambres se opusieron a Moisés, de la misma manera éstos también se oponen a la verdad; hombres de mente depravada, reprobados en lo que respecta a la fe. 9 Pero no progresarán más, pues su insensatez será manifiesta a todos, como también sucedió con la de aquellos dos" (2 Timoteo 3:1-9).
XXV.   "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad. 16 Evita las palabrerías vacías y profanas, porque los dados a ellas, conducirán más y más a la impiedad, 17y su palabra se extenderá como gangrena;…" (2 Timoteo 2:15-17).
XXVI.   "REQUIERO yo pues delante de Dios, y del Señor Jesucristo, que ha de juzgar á los vivos y los muertos en su manifestación y en su reino. 2Que prediques la palabra; que instes á tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende; exhorta con toda paciencia y doctrina. 3Porque vendrá tiempo cuando ni sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oir, se amotonarán maestros conforme á sus concupiscencias, 4Y apartarán de la verdad el oído y se volverán á las fábulas. 5Pero tú vela en todo, soporta las aflicciones, haz la obra de evangelista, cumple tu ministerio" (2 Timoteo 4:1-5).
XXVII.   "Porque hay muchos rebeldes, habladores vanos y engañadores, especialmente los de la circuncisión, 11 a quienes es preciso tapar la boca, porque están trastornando familias enteras, enseñando, por ganancias deshonestas, cosas que no deben... 13 Este testimonio es verdadero. Por eso, repréndelos severamente para que sean sanos en la fe, 14 no prestando atención a mitos judaicos y a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad. 15 Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada es puro, sino que tanto su mente como su conciencia están corrompidas. 16 Profesan conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan, siendo abominables y desobedientes e inútiles para cualquier obra buena. Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina" (Tito 1:10; 1:13-16; 2:1)
XXVIII.   "3Amados, por el gran empeño que tenía en escribiros acerca de nuestra común salvación, he sentido la necesidad de escribiros exhortándoos a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos. 4Pues algunos hombres se han infiltrado encubiertamente, los cuales desde mucho antes estaban marcados para esta condenación, impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, Jesucristo" (Judas 1:3-4).
XXIX.   "Al hombre que cause divisiones, después de la primera y segunda amonestación, deséchalo, 11 sabiendo que el tal es perverso y peca, habiéndose condenado a sí mismo" (Tito 3:10-11). 
XXX.   "29 Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, 30 y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos. 31 Por tanto, estad alerta,..." (Hechos 20:29-31)  
La Biblia nos dice que NO debemos tener comunión con los falsos maestros que se han desviado. Así mandó el Apóstol Pablo a la Iglesia de Corintios, y Juan, a la carta que envió a una de las hermanas cristianas de los primeros cristianos:
XXXI.   "1 En efecto, se oye que entre vosotros hay inmoralidad y una inmoralidad tal como no existe ni siquiera entre los gentiles, al extremo de que hay alguien que tiene la mujer de su padre. 2 Y ustedes se han vuelto arrogantes en lugar de haberos entristecido para que el que de entre vosotros ha cometido esta acción fuera expulsado de en medio de vosotros. 3 Pues yo, por mi parte, aunque ausente en cuerpo pero presente en espíritu, como si estuviera presente, ya he juzgado al que cometió tal acción. 4 En el nombre de nuestro Señor Jesús, cuando vosotros estéis reunidos, y yo con vosotros en espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesús, 5 entregad a ese tal a Satanás para la destrucción de su carne, a fin de que el espíritu de ustedes sea salvo en el día del Señor Jesús. 6 Vuestra jactancia no es buena. ¿No sabéis que un poco de levadura fermenta toda la masa? 7 Limpiad la levadura vieja para que seáis masa nueva, así como lo sois, sin levadura. Porque aun Cristo, nuestra Pascua, ha sido sacrificado. 8 Por tanto, celebremos la fiesta no con la levadura vieja, ni con la levadura de malicia y maldad, sino con panes sin levadura de sinceridad y de verdad. 9 En mi carta os escribí que no anduvierais en compañía de personas inmorales; 10 no me refería a la gente inmoral de este mundo, o a los avaros y estafadores, o a los idólatras, porque entonces tendríais que salir del mundo. 11 Sino que en efecto os escribí que no anduvierais en compañía de ninguno que, llamándose (diciéndose) hermano, es una persona inmoral, o avaro, o idólatra, o difamador, o borracho, o estafador; con ése, ni siquiera comáis. 12 Pues ¿por qué he de juzgar yo a los de afuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro de la iglesia ? 13 Pero Dios juzga a los que están fuera. EXPULSAD DE ENTRE VOSOTROS AL MALVADO (1 Corintios 5:1-13).
XXXII.  "Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el principio, que nos amemos unos a otros. 6 Y este es el amor: que andemos conforme a sus mandamientos. Este es el mandamiento tal como lo habéis oído desde el principio, para que andéis en él. 7 Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Ese es el engañador y el anticristo. 8 Tened cuidado para que no perdáis lo que hemos logrado, sino que recibáis abundante recompensa. 9 Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo. 10 Si alguno viene a vosotros y no trae esta enseñanza, no lo recibáis en casa, ni lo saludéis, 11 pues el que lo saluda participa en sus malas obras" (2 Juan 1:5-11).  
Otras advertencias en la Escritura, dicen:  
XXXIII.   "Cuidaos de los perros, cuidaos de los malos obreros, cuidaos de la falsa circuncisión;" (Filipenses 3:2) 
XXXIV.   "No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las huellen con sus patas, y volviéndose os despedacen" (Mateo 7:6).   
XXXV.  "Algunos, a la verdad, predican a Cristo aun por envidia y rivalidad,.." (Filipenses 1:15)
XXXVI.   "18Hijitos, es la última hora, y así como oísteis que el anticristo viene, también ahora han surgido muchos anticristos; por eso sabemos que es la última hora. 19Salieron de nosotros, pero en realidad no eran de nosotros, porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron, a fin de que se manifestara que no todos son de nosotros" (1 Juan 18:18-19).  
XXXVII.   "11Y haced todo esto, conociendo el tiempo, que ya es hora de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cerca de nosotros que cuando creímos. 12La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Por tanto, desechemos las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz" (Romanos 13:12-13).
XXXVIII.  "2 para que sean alentados sus corazones, y unidos en amor, alcancen todas las riquezas que proceden de una plena seguridad de comprensión, resultando en un verdadero conocimiento del misterio de Dios, es decir, de Cristo, 3 en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. 4 Esto lo digo para que nadie os engañe con razonamientos persuasivos. 5 Porque aunque estoy ausente en el cuerpo, sin embargo estoy con vosotros en espíritu, regocijándome al ver vuestra buena disciplina y la estabilidad de vuestra fe en Cristo. 6 Por tanto, de la manera que recibisteis a Cristo Jesús el Señor, así andad en El; 7 firmemente arraigados y edificados en El y confirmados en vuestra fe, tal como fuisteis instruidos, rebosando de gratitud. Jesucristo: Dios, salvador y vencedor 8 Mirad que nadie os haga cautivos por medio de su filosofía y vanas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los principios elementales del mundo y no según Cristo. 9 Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en El, 10 y habéis sido hechos completos en El, que es la cabeza sobre todo poder y autoridad; (Colosenses 2:2-10).  
XXXIX.   "¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, porque de la misma manera trataban sus padres a los falsos profetas" (Lucas 6:26)   
XV.    "considerad la paciencia de nuestro Señor como salvación, tal como os escribió también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le fue dada. 16Asimismo en todas sus cartas habla en ellas de esto; en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los ignorantes e inestables tuercen--como también tuercen el resto de las Escrituras--para su propia perdición. 17Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estad en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos, caigáis de vuestra firmeza;" (2 Pedro 3:15-17).
Dado que la verdadera profecía siempre profetiza para santidad contra el pecado, Dios ha declarado estar en contra los rebeldes desviados, los falsos profetas y los falsos maestros desde tiempos antiguos: 
XLI.     "24 Porque he llamado y habéis rehusado oír , he extendido mi mano y nadie ha hecho caso; 25 habéis desatendido todo consejo mío, y no habéis deseado mi reprensión; 26 también yo me reiré de vuestra calamidad, me burlaré cuando sobrevenga lo que teméis, 27 cuando venga como tormenta lo que teméis, y vuestra calamidad sobrevenga como torbellino, cuando vengan sobre vosotros tribulación y angustia. 28 Entonces me invocarán, pero no responderé; me buscarán con diligencia, pero no me hallarán; 29 porque odiaron el conocimiento, y no escogieron el temor del SEÑOR, 30 ni quisieron aceptar mi consejo, y despreciaron toda mi reprensión; 31 comerán del fruto de su conducta, y de sus propias artimañas se hartarán. 32 Porque el desvío de los simples los matará, y la complacencia de los necios los destruirá. 33 Pero el que me escucha vivirá seguro, y descansará, sin temor al mal" (Proverbios 1:24-33).
XLII.    "Pero ellos rehusaron escuchar y volvieron la espalda rebelde y se taparon los oídos para no oír. 12Y endurecieron sus corazones como el diamante para no oír la ley ni las palabras que el SEÑOR de los ejércitos había enviado por su Espíritu, por medio de los antiguos profetas; vino, pues, gran enojo de parte del SEÑOR de los ejércitos. 13Y sucedió que, como yo había clamado y ellos no habían querido escuchar, así ellos clamaron y yo no quise escuchar--dice el SEÑOR de los ejércitos" (Zacarías 7:11-13).
XLIII.   "Así dice el SEÑOR acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, los cuales cuando tienen algo que morder, proclaman: Paz. Pero contra aquel que no les pone nada en la boca, declaran guerra santa. 6 Por tanto, para vosotros será noche sin visión, y oscuridad sin adivinación. Se pondrá el sol sobre los profetas, y se oscurecerá el día sobre ellos. 7 Los videntes serán avergonzados, y confundidos los adivinos. Todos ellos se cubrirán la boca porque no hay respuesta de Dios. 8 Yo, en cambio, estoy lleno de poder, del Espíritu del SEÑOR, y de juicio y de valor, para dar a conocer a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado. 9 Oíd ahora esto, jefes de la casa de Jacob y gobernantes de la casa de Israel, que aborrecéis la justicia y torcéis todo lo recto, 10 que edificáis a Sion con sangre y a Jerusalén con iniquidad. 11 Sus jefes juzgan por soborno, sus sacerdotes enseñan por precio, sus profetas adivinan por dinero, y se apoyan en el SEÑOR, diciendo: ¿No está el SEÑOR en medio de nosotros? No vendrá sobre nosotros mal alguno. 12 Por tanto, a causa de vosotros, Sion será arada como un campo, Jerusalén se convertirá en un montón de ruinas, y el monte del templo será como las alturas de un bosque" (Miqueas 3:5-12).
XLIV
Ay de los hijos rebeldes--declara el SEÑOR--
          que ejecutan planes, pero no los míos,

            y hacen alianza, pero no según mi Espíritu,

            para añadir pecado sobre pecado! . . . 
9 Porque este es un pueblo rebelde, hijos falsos,
      hijos que no quieren escuchar
la instrucción del SEÑOR;
  10 que dicen a los videntes: 'No veáis visiones';            
y a los profetas: 'No nos profeticéis lo que es recto',
            decidnos palabras agradables,
            profetizad ilusiones.  
11 Apartaos del camino, desviaos de la senda,
            no oigamos más acerca del Santo de Israel'.
  12 Por tanto, así dice el Santo de Israel:
            Ya que habéis desechado esta palabra,
            y habéis confiado en la opresión y en el engaño, 
y os habéis apoyado en ellos,  
13 por eso esta iniquidad será para vosotros
            como muro agrietado a punto de caer,
            como abultamiento en una pared alta,            
cuya caída viene de repente, en un instante.  
14 Su caída es como el romper de una vasija de alfarero,
            despedazada sin piedad;            
no se halla entre sus pedazos ni un tiesto 
           para tomar fuego del hogar            
o para sacar agua de una cisterna.  
15 Porque así ha dicho el Señor DIOS, el Santo de Israel:
            En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; 
           en quietud y confianza está vuestro poder.
            Pero no quisisteis,  
16 y dijisteis: No, porque huiremos a caballo.
            Por tanto, huiréis.            
Y: Sobre corceles veloces cabalgaremos.
            Por tanto, serán veloces los que os persiguen. 
(Isaías 30:1; 9-16) 

XLV.
"1 Y vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: 2 Hijo de hombre, profetiza contra los profetas de Israel que profetizan, y di a los que profetizan por su propia inspiración: 'Escuchad la palabra del SEÑOR. 3 Así dice el Señor DIOS: '¡Ay de los profetas necios que siguen su propio espíritu y no han visto nada! 4 `Como zorras entre ruinas han sido tus profetas, oh Israel. 5 `No habéis subido a las brechas, ni habéis levantado un muro alrededor de la casa de Israel, para que pueda resistir en la batalla en el día del SEÑOR. 6 'Han visto falsedad y adivinación mentirosa los que dicen: 'El SEÑOR declara, cuando el SEÑOR no los ha enviado; no obstante, esperan el cumplimiento de su palabra. 7 '¿No habéis visto una visión falsa y habéis hablado una adivinación mentirosa cuando decís: 'El SEÑOR declara, y yo no he hablado?' 8 Por tanto, así dice el Señor DIOS: Por cuanto habéis hablado falsedad y habéis visto mentira, por tanto, he aquí, yo estoy contra vosotros--declara el Señor DIOS. 9 Y estará mi mano contra los profetas que ven visiones falsas y hablan adivinaciones mentirosas. No estarán en el consejo de mi pueblo, no serán inscritos en el libro de la casa de Israel, ni entrarán en la tierra de Israel; y sabréis que yo soy el Señor DIOS. 10 Sí, porque han engañado a mi pueblo, diciendo: '¡Paz!', cuando no hay paz. Y cuando alguien edifica un muro, he aquí, ellos lo recubren con cal; 11 di, pues, a los que lo recubren con cal, que caerá; vendrá una lluvia torrencial y caeréis vosotras, piedras de granizo, y se desencadenará un viento huracanado. 12 He aquí, cuando el muro haya caído, ¿no se os preguntará: '¿Dónde está la cal con que lo recubristeis?' 13 Por tanto, así dice el Señor DIOS: En mi enojo haré que un viento huracanado se desencadene; también por mi ira vendrá una lluvia torrencial y granizo para consumirlo con furor. 14 Así derribaré el muro que habéis recubierto con cal, lo echaré a tierra y quedará al descubierto su cimiento. Y cuando caiga, seréis destruidos en medio de él; y sabréis que yo soy el SEÑOR. 15 Desahogaré así mi furor contra el muro y contra los que lo han recubierto con cal, y os diré: 'No existe el muro ni existen los que lo recubrieron, 16 ni los profetas de Israel que profetizaban acerca de Jerusalén y que veían para ella visiones de paz cuando no había paz' --declara el Señor DIOS" (Ezequiel 13:1-16).
 XLVI.

"16 Así dice el SEÑOR de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan. Ellos os conducen hacia lo vano; os cuentan la visión de su propia fantasía, no de la boca del SEÑOR. 17 Dicen de continuo a los que me desprecian: 'El SEÑOR ha dicho: `Tendréis paz'; y a todo el que anda en la terquedad de su corazón dicen: 'No vendrá calamidad sobre vosotros'. 18 Pero ¿quién ha estado en el consejo del SEÑOR, y vio y oyó su palabra? ¿Quién ha prestado atención a su palabra y la ha escuchado? 19 He aquí, la tempestad del SEÑOR ha salido con furor, un torbellino impetuoso descargará sobre la cabeza de los impíos. 20 No se apartará la ira del SEÑOR hasta que haya realizado y llevado a cabo los propósitos de su corazón. En los postreros días lo entenderéis claramente. 21 Yo no envié a esos profetas, pero ellos corrieron; no les hablé, mas ellos profetizaron. 22 Pero si ellos hubieran estado en mi consejo, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y les habrían hecho volver de su mal camino y de la maldad de sus obras. 23 ¿Soy yo un Dios de cerca--declara el SEÑOR-- y no un Dios de lejos? 24 ¿Podrá alguno esconderse en escondites de modo que yo no lo vea?--declara el SEÑOR. ¿No lleno yo los cielos y la tierra?--declara el SEÑOR. 25 He oído lo que dicen los profetas que profetizan mentira en mi nombre, diciendo: ``¡He tenido un sueño, he tenido un sueño! 26 ¿Hasta cuándo? ¿Qué hay en los corazones de los profetas que profetizan la mentira, de los profetas que proclaman el engaño de su corazón, 27 que tratan de que mi pueblo se olvide de mi nombre con los sueños que se cuentan unos a otros, tal como sus padres olvidaron mi nombre a causa de Baal? 28 El profeta que tenga un sueño, que cuente su sueño, pero el que tenga mi palabra, que hable mi palabra con fidelidad. ¿Qué tiene que ver la paja con el grano?--declara el SEÑOR. 29 ¿No es mi palabra como fuego--declara el SEÑOR-- y como martillo que despedaza la roca? 30 Por tanto, he aquí, estoy contra los profetas--declara el SEÑOR-- que se roban mis palabras el uno al otro. 31 He aquí, estoy contra los profetas--declara el SEÑOR-- que usan sus lenguas y dicen: ``El SEÑOR declara. 32 He aquí, estoy contra los que profetizan sueños falsos--declara el SEÑOR-- y los cuentan y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y sus presunciones, cuando yo no los envié ni les di órdenes, ni son de provecho alguno para este pueblo--declara el SEÑOR" (Jeremías 23:16-32).
Estamos llamados a examinar todas las enseñanzas cuidadosamente, para permanecer en las enseñanzas de Jesús. Así como la Iglesia de Tesalónica "recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así" (Hechos 17:11). Escuchemos las advertencias y entendamos:
XLVII.    "19 No apaguéis el Espíritu; 20 no menospreciéis las profecías. 21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno; 22 absteneos de toda forma de mal" (1 Tesalonicenses 5:19-22).    
XLVIII.   "El que dice que permanece en El, debe andar como El anduvo" (1 Juan 2:6)     
XLIX.    "¿Y por qué me llamáis: 'Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? 47 Todo el que viene a mí y oye mis palabras y las pone en práctica, os mostraré a quién es semejante: 48 es semejante a un hombre que al edificar una casa, cavó hondo y echó cimiento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el torrente dio con fuerza contra aquella casa, pero no pudo moverla porque había sido bien construida. 49 Pero el que ha oído y no ha hecho nada, es semejante a un hombre que edificó una casa sobre tierra, sin echar cimiento; y el torrente dio con fuerza contra ella y al instante se desplomó, y fue grande la ruina de aquella casa" (Lucas 6:46-49).

Para otro estudio, pueden visitar el artículo:

¿ES CORRECTO: Juzgar De Acuerdo a La Biblia? Delatar Errores, Decir Nombres, Denunciar Falsas Doctrinas. 
http://www.interbiblia.com/db/juizbibl.htm

IS IT RIGHT:To Judge, To Expose Error, & To Call Names?
http://www.av1611.org/crock/judbynum.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario